12 de November del 2014

¿Pluma o Fibra? Cómo elegir

Han caído las primeras nevadas y, con ellas, llega la consecuente bajada en las temperaturas. Comenzamos a echar mano de las prendas calientes y a preguntarnos sobre uno de los dilemas a la hora de escoger entre prendas con relleno de pluma o de fibra. La elección depende de las preferencias de cada uno, pero también de las condiciones en que las vas a utilizar,  por ello te podemos ayudar mediante alguna información básica y consejos sobre ella.

¿Qué es cada una y cómo funciona?

Las prendas con relleno de plumón o de fibra funcionan básicamente de la misma manera. Ambas están rellenas de un material que se comprime mucho, y al expandirse ocupa el máximo espacio posible con objeto de crear un entramado donde el aire caliente que desprende el cuerpo quede retenido, no escape, y por tanto el cuerpo permanezca caliente. De ahí deducimos que en sí mismas no dan calor, sino que retienen el calor del cuerpo.

Pros y contras de:

LA PLUMA

La característica más importante sobre la pluma es que no se debe mojar, porque una vez mojada tarda mucho en secar y además pierde sus propiedades al apelmazarse. Es primordial tener cuidado de que posteriormente no quede húmeda porque se puede echar a perder (no olvidemos que es un material natural, que se pudre con la humedad prolongada). Por tanto no se recomienda en aquellos ambientes con un porcentaje alto de humedad, con mucha probabilidad de precipitaciones o en aquellas actividades muy intensas en las que sudemos mucho, a no ser que se trate de una pluma con tratamiento hidrofugado, esto es, recubrir el plumón con una película que hace que el agua le resbale y no se absorba. Así, si la pluma se moja no aparecerán los problemas nombrados. 

Un ejemplo son las chaquetas Millet de la serie Trilogy, con tejido exterior en Pertex® Endurance y pluma DOWNTEK, hidrofugada gracias a un tratamiento polimérico antimicrobiano y antibacteriano. Capacidad de compresión de 700 cuins (US).

La pluma con tratamiento hidrófugo es una buena solución para prendas técnicas, con el único inconveniente de que se pierde algo (no mucho) de compresibilidad.
Otra opción es cubrir la prenda con una membrana impermeable pero la prenda pesará más, se comprimirá menos, y también transpirará menos. Puede ser buena idea para prendas de esquí, o urbanas, donde el volumen, peso y transpiración no importen tanto.
Lo que está claro es que su rendimiento frente al frío es insuperable aunque su precio también es más elevado.

La calidad de la pluma se mide en cuins, es la capacidad para comprimirse y expandirse (o la capacidad de hinchado), mientras que el porcentaje de plumón frente a cañones se mide de la siguiente manera: 90/10, 92/10 etc… 

La capacidad de cuins de la pluma no ha sido superada todavía por ninguna fibra sintética. Así que siempre serán prendas más calientes, con menos peso que las de fibra, y menos volumen una vez comprimidas.

Por último, la vida útil de la pluma frente a la fibra es mayor, mantiene sus propiedades a lo largo de los años, casi como el primer día con un adecuado mantenimiento. Las prendas de pluma se pueden lavar, es más, es muy recomendable hacerlo cada año tal y como aconsejamos en nuestro siguiente enlace sobre la forma correcta de lavado http://sherpagranada.com/comolavarprendasdepluma

LA FIBRA

Hay cantidad de fibras de última generación en el mercado y cada vez van surgiendo más y mejores, como el Primaloft, el Thinsulate, el Thermolite o el Polartec.

Aunque técnicamente no llegan al nivel de la pluma en cuanto a propiedades térmicas,  su capacidad de secado es muy interesante, y su transpiración es cada vez mejor.

Además, la fibra mojada sigue funcionando, sigue manteniendo un loft que permite retener el aire caliente. Mientras que la pluma mojada, al contrario que la fibra, queda totalmente inutilizada como hemos dicho anteriormente en actividades muy intensas (si sudamos mucho con él puesto), climas húmedos o si nos cae encima constantemente nieve o lluvia aunque sea la mejor del mercado. Una chaqueta de fibra empapada, en condiciones normales, seca en poco menos de media hora. La de plumas puede necesitar uno o dos días, y hay que estar pendiente de "mover" la pluma para su correcto secado. Esto, que en casa no es mayor problema, es crítico en cualquier pared norte que nos hallemos escalando.

La calidad de la fibra depende del tipo de fibra, de su gramaje (se mide en gr/m) y de su tipología. Hay muchas más variedades de fibra que tipos de pluma.  Además, en los últimos años han aparecido novedosas combinaciones que pueden ser interesantes según el uso y condiciones, como la chaqueta de  Wild Roses para chica que posee relleno de fibra Primaloft en la parte del pecho donde es más necesario el calor y en la zona de espalda y brazos Shoftshell para una mejor transpiración y comodidad o la Variant de Marmot con un relleno de fibra sintéticaThermal R™ que ofrece un aporte de calor en el pecho y con las mangas y la espalada en Polartec® Power Stretch® haciendo que la prenda sea más cómoda, por la elasticidad del tejido y la facilidad de adaptación al cuerpo.

También es altamente efectivo combinar pluma y fibra para optimizar rendimientos. La cabeza, los hombros y las mangas son las zonas más expuestas a lluvia, nieve, y spindrifts en vías alpinas. Hay prendas que montan relleno de fibra en estas zonas, que por tanto, secarán más rápido, y funcionarán incluso mojadas; y en el cuerpo, donde es menos probable que llegue a mojar el agua, y más necesario es el calor, el relleno es de plumón.

Esta solución no es tampoco la mejor en cualquier caso, puesto que tiene el inconveniente de no ser igual de caliente que si todo el relleno fuera pluma, y esta combinación híbrida puede dar como resultado un ligero encarecimiento del producto.

 

¿Cúal va a ser mi actividad principal, lo tengo claro?

Una vez sabemos para qué es más adecuada cada tipo de chaqueta y material, sólo nos queda preguntarnos en que tipología de usuario nos encontramos.      

  • ¿Buscas algo para frío intenso, pero generalmente seco?

 Tu chaqueta es claramente de pluma, mirando alta capacidad de hinchado, buen ratio plumón- cañas (por encima de 90/10) y buena cantidad de relleno, no menos de 300-400 gramos (dato que no todas las casas proporcionan)

  •         ¿Quieres una prenda muy ligera, caliente, polivalente y compresible? 

Necesitas una chaqueta de plumas ligera, busca calidades de pluma igual o por encima de 92/8 y cuins de más de 700. Suelen llevar unos 180-200 gramos de pluma, pero por contra es pluma de muy alta calidad.       

  • ¿Buscas algo que aguante humedad, nevadas o ligeras lluvias? 

 Necesitas pluma hidrofugada, o prendas con membranas exteriores.       

  • ¿Que aguante humedad y lluvia, y que sea caliente pero transpirable, para uso técnico en montaña, esquí, escalada invernal, etc…?

 Las fibras sintéticas, con o sin membrana son lo más indicado.       

  • ¿Que pueda darle un uso técnico, pero que sea más caliente que la fibra? 

Busca modelos híbridos, con fibra en zonas críticas -capucha, mangas y hombros - y pluma en el cuerpo, o con relleno de fibra y membrana impermeable o cortavientos en el exterior.

Los mismos consejos que hemos dado para las chaquetas de pluma y fibra, los podéis aplicar a los sacos de dormir, aunque con alguna variación los principios son los mismos. Esperamos  que el artículo haya ayudado a resolver tus dudas, pero si aún te queda alguna no dudes en acercarte a Sherpa donde nuestros expertos te las resolverán. Además, las chaquetas nombradas en el presente artículo están a tu disposición en nuestra tienda junto con una amplia variedad de materiales y rellenos.